Para poder mantener una vida sexual plena y al mismo tiempo prevenir un embarazo no deseado, las pastillas anticonceptivas son el método más utilizado en el mundo. No es el único pero sí se trata del más popular. Aunque la realidad es que también existen ciertas dudas que las mujeres tienen con respecto a su uso.

Al respecto, una de las interrogantes más frecuentes es acerca de la posibilidad de cambiar de marcas en cualquier momento. La respuesta concreta es sí, aunque se deben tomar en cuenta algunas cuestiones para que la efectividad no se vea alterada.

El secreto de los ingredientes activos

En primer lugar, lo más importante es siempre verificar los ingredientes activos de las pastillas anticonceptivas. En muchas ocasiones cuentan con los mismos a pesar de ser de distintas compañías. Para este tipo de casos es cuando no existen riesgos, siempre que se respete la calendarización y las dosis. La efectividad no debe variar ni existen riesgos para la salud.

Al igual que ocurre con cualquier tipo de medicamentos, siempre se deben de revisar los ingredientes activos. El nombre de la compañía fabricante de la pastilla pasa a segundo plano cuando se tienen los mismos compuestos y en las mismas cantidades.

Pero cuando se trata de pastillas anticonceptivas de distintas compañías y cuentan con ingredientes activos diferentes es cuando se debe tener cuidado. A causa de este tipo de variaciones es que sí se pueden presentar alteraciones de diversas magnitudes. La primera y más preocupante es que el método perderá efectividad y por lo tanto existirá el riesgo latente del embarazo.

De igual manera, para evitar riesgos innecesarios, lo ideal es acudir de forma previa con un ginecólogo. Con su apoyo se podrá tomar la mejor decisión y tener la certeza de si existirán problemas por cambiar de marca de pastillas anticonceptivas.