Un beso tiene altas dosis de amor y pasión, pero también de enfermedades bucales.

No tener una adecuada higiene bucal podría convertirse en un riesgo de pareja.

La boca es un lugar propicio para desarrollar bacterias si no se tiene la higiene necesaria.

Cuando tu pareja te besa, puede ser un momento lleno de amor y pasión, pero se pueden convertir en un riesgo cuando hay enfermedades bucales.

Éstas se pueden transmitir a través de la saliva que se comparte al momento de besar a tu pareja, como son la gingivitis o la periodontitis, sobre todo por la carga alta de bacterias.

Las bacterias pueden llegar a tu boca luego de un beso, pero la clave está en una correcta higiene bucal.

Notas relacionadas:

Métodos anticonceptivos que sí funcionan cuando tienes una infección vaginal

INFOGRAFÍA: ¿Existe un número ideal de parejas sexuales de la mujer?

Conoce el misoprostol, el fármaco avalado por la OMS para interrumpir el embarazo

Enfermedades bucales

Caries

Se presentan en nuestros dientes por la acumulación de bacterias y por una incorrecta higiene bucal.

Pero esas bacterias también pueden llegar a nuestra boca luego de darnos un beso con nuestra pareja y compartir saliva infectada.

Por lo tanto, es bueno prácticar el cepillado de dientes de manera recurrente. 

Es indispensable que lo hagas al menos dos veces al día: al levantarte y al acostarte.

Gingivitis

Esta enfermedad se produce en las encías, y puede derivar en una periodontitis. 

Comienza con enrojecimiento, inflamación y sangrado de las encías y conforme avanza puede desgastar las membranas que dan soporte a los dientes.

En estados avanzados puede provocar que se caigan los dientes.

Una forma de prevenir la gingivitis es cepillando correctamente las bases de los dientes en donde se acumula la placa bacteriana.

Con el tiempo, esta placa bacteriana se puede convertir en sarro y afectar a las encías y a los dientes.

Enfermedad meningocócica

Es una enfermedad severa que da por una infección bacteriana grave y que afecta a las meninges cerebrales y producen inflamación en las mismas.

Se considera relativamente rara y algunos estudios señalan que la trasmisión de saliva infectada, mediante un beso, puede contribuir  a contráela.

En la boca se encuentran alrededor de 80 millones de bacterias, y que de este universo, 700 pueden contagiarse por un beso.

La solución para no enfermar es tener una correcta higiene bucal y efectuar visitas periódicas al dentista.