Tener sexo con tu pareja te lleva a un nuevo nivel de intimidad, no lo arruines con actitudes.

Las relaciones sexuales te ayudan a fortalecer la conexión emocional entre los dos.

Estas son las actitudes que pueden, incluso, desencadenar problemas serios en tu relación.

En algunas ocasiones pueden presentarse ciertas actitudes que arruinan el sexo con tu pareja.

Pero además, hablan de problemas serios en la relación que trascienden más allá de la cama. 

Cabe aclarar que estas actitudes no son exclusivas de hombres o de mujeres, tampoco de alguna preferencia sexual, sino que responden a inseguridades personales y la falta de límites que podemos poner en otras áreas de nuestra vida.

Recuerda que cuando eliges una pareja a largo plazo, es porque has considerado que esa persona sea tu compañero o compañera toda la vida.

Por ello es importante disfrutar todo tipo de momentos, incluyendo el sexo que no se limita a cierta edad, sino que evoluciona con el paso de los años.

Basta muy poco para arruinar el deseo sexual, así que cuando el momento llegue, procura enfocarte en lo que está ocurriendo. De lo contrario, podrías hacer que la magia se esfume y con ello iniciar nuevos conflictos.

Notas relacionadas:

Así es como puedes practicar sexting seguro durante la pandemia

INFOGRAFÍA: Sexo oral, ¿sigue siendo un tabú en la relación?

Audioporno: Lo que debes saber sobre la tendencia que revoluciona la industria porno

Actitudes que arruinan el sexo

Quejarte de su cuerpo

En el sexo es cuando más vulnerables somos frente al otro, por lo que tratar este tema en el momento es la peor idea.

Si crees que tu pareja debe cuidarse más, háblenlo en otro momento y trabajen ese detalle juntos, sentir tu apoyo les unirá más. 

Evadir el tema de los anticonceptivos

Esto es muy común entre las parejas jóvenes o que llevan muy poco tiempo juntos.

El hombre que no quiere usar condón o el hecho de que uno asegure que es labor del otro cuidarse. 

Si tienes problemas para que tu pareja use condón, estos consejos te serán útiles.

Recuerda, el sexo es decisión de dos y eso también incluye un método de protección.

Una persona que se niega a hablar del tema o a protegerse es alguien que no tendrá la responsabilidad de asumir cualquier cosa que pudiera ocurrir como un embarazo o una enfermedad de transmisión sexual.

Usar el sexo cómo método de chantaje

Jamás emplees el sexo para hacer que tu pareja cambie de opinión sobre algo o presionarlo para cumplirte algún capricho. 

En este sentido el sexo es sagrado y si acostumbras a tu pareja a cambiar de opinión por medio de tu cuerpo y no el diálogo, tú misma te estarás denigrando. 

Distraerte por otros asuntos

Si estás teniendo un momento íntimo con tu pareja, enfócate en el momento. 

Pensar en cualquier cosa menos en el sexo que están teniendo evitará que llegues al orgasmo y hará sentir a tu pareja como alguien abandonado o poco importante para ti.

Hay tiempo para todo, así que disfruta el momento y enfócate para dar lo mejor.

Fingir tener un orgasmo

Tu pareja no podrá mejorar si no le dices qué es lo que no te agrada en la intimidad.

Fingir placer, incluso mentir sobre tus orgasmos solo te lleva a no disfrutar el sexo y a hacer de ello una experiencia aburrida para los dos. 

Es importante que siempre conozcan los deseos del otro, las fantasías, que experimenten y disfruten juntos.

Lo más importante al tener relaciones sexuales con tu pareja es que ambos lo disfruten. Si ocurre lo contrario, algo está mal.